La fricción

Cuando hablamos de movimiento, es imprescindible hablar también de fricción, reconociendo a ésta como una fuerza opuesta al propio movimiento. Por ejemplo, al deslizarse un cuerpo hacia adelante, la fricción entre la superficie del cuerpo así como la de la superficie deslizante provoca que luego de un tiempo, el cuerpo se detenga. De no existir esta fuerza opuesta, el cuerpo mantendría su movimiento en línea recta y con velocidad constante indefinidamente. Para reforzar lo que te acabo de comentar, te invito a ver el siguiente video que encontré mientras investigaba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s